CRIOFRAXIS: Una innovadora combinación de dos agentes físicos: crioradiofrecuencia y radiofrecuencia fraccionada.

 

Único equipo en el mercado que comparte ambas características y que, gracias a su cabezal Cooling Freeze, permite utilizar el frío previo a la aplicación de radiofrecuencia fraccionada.

Conocida por su capacidad de regenerar las fibras de colágeno de la piel, es decir producir neo-colagenogenesis encargadas de mantener firme el tejido, la radiofrecuencia fraccionada es utilizada como una opción para realizar desde rejuvenecimiento de la piel y reducción de arrugas a subablación y ablación de manera fraccional con radiofrecuencia.

La radiofrecuencia fraccionada

Esta tecnología entrega energía térmica de forma fraccionada en la dermis profunda, con un impacto significativo pero, al mismo tiempo, con una mínima afección de la capa más superficial de la piel. La regeneración se da, entonces, de adentro hacia afuera.

El aplicador administra energía de radiofrecuencia bipolar por fracciones sobre la piel a tratar.

Esta energía provoca heridas microscópicas en la epidermis que, a causa de ello, inicia una fuerte respuesta de curación.

El tejido menos afectado que rodea las fracciones de piel tratada acelera este proceso y ayuda a la recuperación y cicatrización.
 
El equipo Crio-Fraxis trabaja con cuatro programas de radiofrecuencia fraccionada,  variando el aporte de energía para, de esta manera, lograr distintos efectos, como ser: calentamiento, coagulación, subablación y ablación.

Por este motivo es fundamental aplicar frío previamente, mejorando la tolerancia, sobre todo en programas altos, y minimizando sintomatología.

La crioradiofrecuencia

Este innovador sistema combina la acción de la radiofrecuencia con efecto cooling-freeze.

La crioradiofrecuencia permite aportes de energía mucho mayores que los sistemas convencionales, logrando más profundidad y una acción pareja e intensa.

- Rápida visualización de los resultados.

- Máximo confort en el paciente, ya que la acción frío calor produce un agradable efecto, sin sensación de calor o quemadura.

- Máxima seguridad.

La acción de la radiofrecuencia consiste en aumentar la temperatura de los tejidos subcutáneos por aporte energético de su onda electromagnética, la que por vibración molecular incrementa la temperatura.

Si previamente se enfría la piel del paciente, la penetración no sólo es mayor, sino que, además, genera menos daño superficial.

Al aplicar&